¿Debe existir un control parental a las redes sociales de los menores de edad?

La tentación existe. Cualquier padre a lo largo y ancho del país –quizá de todo el hemisferio occidental- debe estar haciéndose esta pregunta con la suficiencia que el caso amerita. Y no es para menos. La forma en que ha crecido el uso de las redes sociales por parte de los menores de edad ha sido sorprendente y hasta inesperada. Para algunos, previsible. El caso es que espiar WhatsApp pareciera ser una de las maneras más efectivas de asegurarse de que a sus hijos nada los está poniendo en riesgo, de que su integridad está salvaguardada y, sobre todo, de que no están accediendo a contenidos e informaciones inapropiadas para su edad.

Sobre todo este particular de si espiar conversaciones de WhatsApp está bien o mal hay ríos de tinta escritos en internet. La conclusión de todo es que se debe hacer uso de la interpretación, porque cada caso puede ser diferente y único de los anteriores.

Hay un marco legal confuso para muchas personas

No hay que darle tantas vueltas al asunto. Se trate de espiar una conversación o los sms o cualquier otra parte del teléfono hablamos de espionaje.

Y el espionaje, en caso de no estar consentido por el individuo a espiar, es un acto ilícito y penado por la ley. En el caso particular del WhatsApp Spy, hay penas de 1 a 4 años para los padres que procedan a espiar conversaciones de WhatsApp de sus hijos.

La confusión comienza cuando terminan los derechos de unos (hijos) y comienzan los de otros (padres). En ese límite se encuentran todas las propuestas.

Nota: El único servicio que se considera legal en españa es el proporcionado por Demium: Demiumgames y su programa para espiar whatsapp.

La educación en las redes sociales no debe ser una excepción

Según personas especialistas en la materia policial, el control parental o la vigilancia del uso de las redes sociales por parte de los menores de edad debe responder a un acto de prevención de cualquier tipo de delito o problema asociado con estos. Es de saber que cualquier problema en el que incurran los menores de edad recae directamente en los padres o tutores legales.

Por otra parte, especialistas en la materia de educación afirman que las redes sociales han llegado de una forma muy rápida, y su asimilación ha sido abrupta en muchos casos. En el caso de los menores, ha sido tan brusca como inapropiada.

Por esta razón se recomienda que sean los padres quienes introduzcan a los hijos en las redes sociales y en las aplicaciones de mensajería instantánea, y que sean ellos los que comiencen dando recomendaciones y consejos de uso, y no los amigos del colegio o compañeros de otros grupos sociales.

Las diferencias conductuales podrían ser sustanciales, y posiblemente usted no tenga necesidad de espiar dichas conversaciones ni de espiar el celular en cualquier ámbito.

El ejercicio de la patria potestad o violar la intimidad de los menores

La discusión de si está bien o está mal no sólo atañe a los padres. También en las cortes se discute mucho este tema.

Algunos jueces apoyan que cualquier método de WhatsApp Spy para controlar a los jóvenes es considerado como una violación grave a la intimidad de los menores. Otros, sin embargo, apoyan que la patria potestad debe ser ejercida en este particular, por lo que espiar el teléfono movil en general debe ser un deber de los padres para proteger a sus hijos.

Mientras tanto, no existe una legislación actual que afirme de forma tajante lo que a opinión de muchos es totalmente necesario: un control parental en el uso de las redes sociales.