Jóvenes que se enamoran virtualmente, herramientas para prevenir un desamor (o por lo menos intentarlo)

La juventud, es icónicamente signo de rebeldía, de desenfado, de impulsividad y se quiera o no, es una etapa por la cual todos pasamos en el transcurso de nuestra vida, sobre todo en la adolescencia, cuando las hormonas quien controlar todas las acciones sin medir las consecuencias que esto pudiese generar a largo plazo.

Afortunadamente (aunque de jóvenes no lo creamos), están nuestros padres, familiares y conocidos de mayor edad y experiencia para orientarnos al respecto, claro, no es que en realidad se les haga mucho caso de buena gana y a las primeras de cambio. Pero siempre, resultará un apoyo incuantificable.

Los jóvenes y la tecnología van de la mano, es por ello, que no es extraño, que su vida se comparta en dos, la real donde debe existir la interacción social y el contacto personal, y la de tipo digital, que muchas veces puede ser resultado de su imaginación, o incluso de una apariencia ante otros.

Enamorarse en la red, es un riesgo latente a toda edad pero en el caso de los jóvenes, es aún mayor, y aunque quizás finalmente no pueda evitarse, si es posible alertar para evitarles el mayor sufrimiento posible, toda vez, que está comprobado por muchos estudios y la mayoría de las encuestas lo confirman: “las personas tienden a mentir fácilmente a través de las redes sociales”.

Por ello, es importante mantener una comunicación constante, sincera y de confianza con los jóvenes, sin críticas. Lo importante, es hacerles ver que no se debe idealizar, sobre todo si no se le conoce personalmente. Y que como seres humanos, estamos llenos de errores y defectos (claro virtudes también), que en muchas ocasiones no son latentes a través de las redes sociales.

Es necesario además, inculcar el principio de no dejarse llevar por las apariencias, ni descalificar o cualificar a nadie por su forma de vestir o comunicarse en las redes. Así mismo, hay que promover la interacción personal, por encima de la digital. Finalmente, alertar sobre posibles fraudes y robos de identidades, que pudiesen estar detrás de un interés egoísta de hacer daño a incautos. La supervisión de padres en el uso de las redes sociales de sus hijos es importante, pero cuando se encuentran ausentes, es tranquilizante saber, que ellos sabrán cómo defenderse y cuidarse.