Sobre la plantación de semillas, la excavación del lenguaje y la política del lugar

Kerri ní Dochartaigh es del noroeste de Irlanda, pero ahora vive en el centro, en una vieja cabaña de piedra del ferrocarril; la vivienda más cercana a Garriskil Bog. Ella escribe sobre naturaleza, literatura y lugar. Su primer libro, Thin Places, saldrá en enero de 2021. Katie Holten es una artista visual irlandesa y activista medioambiental con sede en Nueva York y en cuarentena en Montecito, California. En 2015 creó el Alfabeto de los Árboles e hizo el libro Acerca de los Árboles. Acaba de diseñar un nuevo alfabeto irlandés, un sistema de escritura que traduce el texto a los árboles. El trabajo se exhibe actualmente en VISUAL Carlow, el espacio de arte contemporáneo más grande de Irlanda, hasta el 18 de octubre.

*

Kerri ní Dochartaigh: Me conmovió increíblemente su exposición, Irish Tree Alphabet. Me pareció esencial y oportuna, fresca y antigua, todo en uno. Siempre será, en mi memoria, el recordatorio visual de que, como los fuertes robles de las pequeñas bellotas, aún podemos crear el mundo en el que deseamos vivir. Uno en el que nos preocupemos por las criaturas con las que compartimos esta tierra, y donde reconozcamos más plenamente nuestra interconexión. Me pregunto si podrías hablar un poco de lo que la interconexión significa para ti.

Katie Holten: Estamos todos juntos aquí, creciendo y muriendo juntos en este planeta. Los árboles exhalan, nosotros respiramos. Algunos dicen que el lenguaje es lo que nos hace humanos, pero ¿no se comunica todo? Estoy intentando desenredar esto. Si los humanos no podemos entender lo que el otro dice, sin importar las otras especies, ¿cómo podemos vivir juntos en paz? Empecé a hacer alfabetos como una forma de ralentizar el lenguaje, de ralentizarme a mí mismo. Ha sido extraño dibujar un nuevo ABC de los árboles irlandeses mientras estaba en cuarentena aquí en California, rodeado de suculentas y colibríes. El proyecto invita a pensar en nativos, no nativos, especies que se mueven a medida que los climas cambian. Inevitablemente, he incorporado Ogham, el «alfabeto de los árboles» medieval de Irlanda. Me sorprende lo orgánico que era. Literalmente creció desde el suelo hacia arriba, como un árbol que hace brotar letras.